Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

Mount Shasta

Un lugar Sagrado que te habla al interior del alma:

Shasta

Hace más de cuatro navidades me felicitaron la navidad con una postal, cual fue mi sorpresa al encontrarme una blanca Montaña. En ese preciso instante supe en mi interior que era el momento de ir hacia allí, aquello que me había estado bloqueando en mi partida hacia el Monte Shasta, había dejado un hueco libre para que pudiera contactar con ella en su máximo esplendor.

Su llamada la había sentido en la lejanía, ya hace mucho tiempo, pero la vida me ponía dificultades esforzándose en demostrarme que no era mi momento. Al recibir la postal sentí que me hablaba alto y claro al oído y supe que tenía que estar allí. Aparecían ecos en mi mente de todo aquello que había escuchado acerca del monte, muchas historias, leyendas, su creación, los indios del lugar, hogar de maestros ascendidos, naturaleza llena de significados, cuevas escondidas, túneles subterráneos.

Todo se agolpaba en mi mente y aunque algunas cosas me parecían dignas de una novela de ciencia ficción, mi cuerpo físico necesitaba verla, mis pies necesitaban horadar esta montaña, esta tierra Sagrada. Hice preparativos, me marché a California, llegué a San Francisco y dispuse mi partida hacia el Norte. La noche anterior a mi llegada no pude dormir, no sé si fue miedo, respeto o simplemente ansia de conocer… Quién me diría a mí que por fin me encontraría en frente del Monte Shasta, un maravilloso volcán de más de cuatro mil metros, donde podría encontrar mis respuestas perdidas, enfrentándome a aquello que me había enseñado a ser yo misma y a trabajar de forma diferente. Por fin se me abría la puerta de este maravilloso lugar, y el mundo se hizo pequeño en mi peregrinar hacia este Monte: Mount Shasta.

Este monte se encuentra en el Norte del estado de California, muy cercano al estado de Nevada, perteneciendo al final de la cadena montañosa de Sierra Nevada, la formación del cual tiene que ver con la esotérica falla de San Andrés, aquella que le da fuerza y misterio a San Francisco y donde el fluir de la energía terrestre se une a tu espíritu fundiéndote con la energía divina. Y esto mismo es lo que encontramos en el Monte Shasta, la energía divina impregnada en la tierra. Pero, ¿por qué es especial este maravilloso lugar? No lo sé a ciencia cierta, siempre he dicho que es mejor sentir, que interpretar o que te cuenten, y por eso me dediqué a sentir, y ahora compartiré con vosotros algunas cosas que resuenan en esta tierra sobre este paradisiaco lugar.

El primer misterio está contenido en su nombre, para algunos viene del Sánscrito, con el significado de “lo oculto”. Como si fuera un cofre que ocultara algo, pero ¿ qué oculta esta montaña?, luego lo vemos. Para otros esta palabra proviene de un vocablo ruso que significa blanco puro, otros dicen que significa el número 3 (debido a los tres picos que tiene), y para otros muchos es el nombre de un colono, que dejó impresa su historia en el monte y en una tribu local… Si realmente oculta algo, lo deja muy abierto al ojo humano, pues muchas gentes ven cosas extrañas por el lugar. Además de ser el lugar en el mundo donde se forman más nubes lenticulares, formando imágenes maravillosas. Para los indios del lugar (wintu, karuk…) es una montaña Sagrada, en algunas de sus leyendas cuentan cómo ellos surgieron del interior de la montaña. Otras tribus más lejanas también conocían el monte y alguna leyenda hopi también tiene su comunión con este maravilloso lugar.

A más de cien kilómetros se puede vislumbrar esta montaña, Una Montaña, un Volcán, con una blancura espectacular. Y quizás este es el simbolismo más importante y base de la fuerza que nos trasmite, la fuerza de una montaña, la pasión de un volcán, y la pureza del color blanco. Los copos de nieve hacen que se impregne mejor la energía que esta montaña trasmite. Estas cosas nos parecen muy básicas, pero cuando te empiezan a contar que hay túneles en el interior, que los antiguos nativos tenían un conocimiento de estos túneles y los aprovechaban para trasladarse desde un Estado Americano a otro, ya empiezas a fluir en otra energía. Entonces sientes la pureza de una bellísima naturaleza y puedes entrever que podría existir algo de realidad en la formación de una comunidad dentro de la montaña.

Para algunos está presente en esta dimensión, pero para otros ha empezado a ser parte de otra dimensión. No queda sólo en esto, muchos intuyen que no sólo vive esta comunidad en esta Montaña, realmente su fuerza alberga en su interior a más de una comunidad de distinta índole y energía pero dando cabida a las mayores fuerzas espirituales. En su cobertura exterior también viven etéreamente otros seres, que formarían comunidades diferentes, culminando en una ciudad cristalina. Esta ciudad, para algunos está ya en un plano muy terrestre. Algunos comentan que se ha anclado ya a una determinada altura de esta montaña. ¿¿¿Locuras???, puede ser que sí, pero en Shasta se percibe algo sin igual, su naturaleza te acerca al mismo cielo, y el aire que respiras te lleva a participar en la belleza de la creación, de lo sublime y del misterio. No sólo es un potente chakra terrestre, sino que cuando estás allí, te sientes pequeño en su inmensidad y parte de la eternidad. Te da la bienvenida y te muestra parte del sendero de retorno a casa.

Volví a casa, más fuerte, más segura, más pasional, y cuando a veces me duermo y no me encuentro en el camino, fijo mi mirada en el Monte, en los recuerdos de ese primer viaje, y del segundo, y del tercero… y de cada vez que he vuelto y he conocido, he sabido y he aprendido con el lugar. Fundiéndome en su naturaleza y dejando que el fluir del viaje forme parte de mi vida, construyendo a cada momento el retorno a mí mismo, efectuando el verdadero viaje, el Viaje al interior de mi propia alma.

Susana Ortega

Articulo publicado en la revista Espacio Humano Diciembre 2008

www.viajessagrados.com

Clasificado en:Lugares Sagrados, Shasta

Recomendamos

Siente Avalon

A %d blogueros les gusta esto: