Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

Maria Magdalena union sagrada

Hace ya bastantes años hice un pequeño viaje al Midi Francés que, sin pretenderlo, resultó iniciático para mí. Esta experiencia profunda me reconcilió con una feminidad herida y me ayudó a comprender y a amar -incondicionalmente- a la madre, biológica y simbólica.
A partir de ahí sentí que cuando te reconcilias con la madre y con el aspecto femenino interno, aparece la figura de la Magdalena como símbolo importante en la mujer.
¿Alguien se ha preguntado alguna vez porqué la imágen de la Magdalena mueve tantas pasiones? Yo lo hice y me dí cuenta que aunque Jesús fuese la presencia espiritual más importante que se había dado en estos dos mil años, se trataba únicamente de una mitad, la parte o aspecto masculino del símbolo más potente que ha existido jamás: La unión de los opuestos y ese símbolo, presente en todas las religiones antiguas, se hallaba incompleto porque se inicia en el apogeo de la etapa patriarcal por excelencia.
La Magdalena es fascinante porque es el complemento necesario que hace posible la unión, es la parte femenina de los dos aspectos, que al juntarse pueden, como en La Boda Sagrada del Cantar de los Cantares, llevar a la realización-iluminación. Orígenes (185-254) teólogo cristiano de Alejandría, equiparaba a María Magdalena con la esposa morena del Cantar de los Cantares, tal asociación se difundió ampliamente y fue aceptada en la Edad Media.
El tema del esposo y la esposa, del matrimonio sagrado, es recurrente en los textos del Antiguo Testamento. Un pasaje curioso atribuído al Rey David nos remite a un, todavía tiempo más antiguo, donde Dios se identificaba y asumía el papel de la esposa: “Preparas un banquete delante de mí y me unges la cabeza con aceite”. Es un rasgo que
retrata a Dios con características femeninas. En los antiguos ritos de Oriente Proximo, la diosa era la esposa que unge a su consorte elegido otorgándole su favor y la realeza. Ella es la gran Diosa de las culturas neolíticas que preceden a las invasiones indoarias, entre el 7000 y el 3500 a.C. Aunque la diosa no fue proscrita en la región mediterránea hasta el 500 después de Cristo, cuando se cerró su último templo.*
En las religiones de Sumeria, Babilonia y Canaan, la unción de la cabeza del rey con aceite era un rito que llevaba a cabo la heredera o la sacerdotisa real, representando a la diosa. En Grecia ese rito se llamó hieròs gámos (matrimonio sagrado) y la unción de la cabeza tenía un significado erótico, pues la cabeza era simbólicamente el falo que la mujer unge antes de la consumación física del matrimonio. También en el contexto evangélico la mujer que llevaba ungüento en un frasco de alabastro podía haber sido una sacerdotisa.

La espiritualidad para revelarse requiere del opuesto, igual que el cuerpo necesita del otro para completar la unión física que siempre -si no es degradante- es sagrada; o para la unión amorosa que implica el dar y el recibir desde el sentimiento (generosidad y agradecimiento).
Quien halla leído los evangelios gnósticos sabrá que Felipe menciona que Maria Magdalena era la compañera de Jesús a la que éste amaba por encima de los demás discípulos y eso dá pié a diferentes interpretaciones y especulaciones de las personas  que se dedican a su estudio. Concretamente en la página 61 plancha 107 número 32, de este evangelio, dice: “Tres eran las que siempre caminaban con el Maestro María, su madre, la hermana de su madre y María Magdalena que es conocida como su compañera ya que María es para El una hermana, una madre y una esposa (koinonos)”. Y en la 65 plancha 111 número 55 dice:” La sabiduría (sophia) que consideramos estéril es la madre de los ángeles.

La compañera (koinonos) del Hijo es María Magdalena. El Maestro amaba a María más que a todos los discípulos y a menudo la besaba en la boca.”  Significativo es también el número 67 de la pag. 69 plancha 115 que dice: ” El nombre de cristiano se recibe en la
unción, en la plenitud y la energía de la cruz que los apóstoles llaman la unión de los contrarios, entonces no sólo eres cristiano, eres Christo”. y en pág. 72 plancha 118, número 76, añade: “Qué es la cámara nupcial sino el lugar de la confianza y la conciencia en el abrazo íntimo: un icono de la Alianza”. Y aunque todas estas frases
revelen más de una interpretación, también son el espejo externo de una mirada interna con profundas raíces psicológicas, reforzadas por otro de los evangelios gnósticos, quizá el más simbólico -pero también el más bello- como es el de Tomás ” ¿Jesús ha dicho: ¿Por qué lavais el exterior de la copa? ¿No comprendeis que quien ha hecho el
interior, también es quien ha hecho el exterior?”
Quien prefiera una lectura histórica se apoyará en la versión de la descendencia Davidiana de Jesús y la nobleza real de la Magdalena y podrá ver, en las revueltas políticas de su tiempo, el intento de recuperación del trono depuesto por parte del descendiente Jesús y las posteriores huídas a Egipto, para alcanzar -desde allí- la costa
Europea.
Hace 1000 años, Cátaros y Templarios – a través del Priorato de Sión- entendieron que era el momento de dar entrada a ese aspecto femenino para completar una espiritualidad incompleta por parcial, hallaron esa energía en la figura de la Magdalena rescatándola de las leyendas antiguas que describían su llegada por mar hasta las costas francesas,
su apostolado por la Provenza y el retiro a la Sainte Baume hasta su muerte, al tiempo que reivindicaban un linaje ininterrumpido con la realeza francesa. Pero la iglesia romana tenía diferentes intereses ya que compartir el poder implicaba incluir todo lo que -desde el inicio- dicha iglesia había excluído y censurado. Desde esa óptica incluir
significaba repartir y se sentía, como pérdida de poder justamente, la fuerza que lo podía completar. Siempre, desde una visión parcial, se ha podido entender al complemento como una oposición. Lo distinto atrae y atemoriza y la Magdalena, como símbolo, no sólo representaría el contenedor (Grial) de una posible descendencia real y religiosa
sino que, sobretodo, representa lo femenino sagrado obligado a ocultarse de los ojos del miedo y la ignorancia. Sin embargo la iglesia católica no duda en denominarla “Apóstola de Apóstoles” dándole el mayor rango que se le podía dar como  discípula de Jesús, aunque no reconoce como canónico el llamado Evangelio de María Magdalena, otro texto gnóstico que nos propone el cristianismo como vía de conocimiento.
Así que para cada interpretación habría diferente respuesta a la pregunta que en las leyendas medievales y artúricas inicia toda la trama ¿A quien sirve el Grial? Quien “sienta” la respuesta habrá conectado con su Grial personal.

Irene Julve Gómez
Psicoterapeuta

*(Merlin Stone, When God was a Woman)

2 comentarios »

  1. Sin necesidad de irse a los apócrifos, Jesús dijo que “había cumplido con toda la ley de Moisés”. Para los hombres era la circuncisión de bebé, el barnishav o ceremonia de hacerse adulto a los trece años y el tálamo nupcial a los 18.
    No está más claro porque la vida privada no influye en Su Misión. “El que quiera entender, que entienda”.
    Espero poder viajar con ustedes, cuando mi vida sea un poco menos complicada que lo que es ahora. Muchas gracias.

    • Tienes mucha razón, ademas una de los apoyos sobre el matrimonio de Maria Magdalena y Jesús, tiene mucho que ver con que no se le reprochara en ningun momento que no lo hubiera hecho. Pues si se le reprochaba “trabajar” en Sábado, que no hubieran dicho si no hubiera cumplido con uno de los preceptos.

      Susana Ortega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Siente Avalon

A %d blogueros les gusta esto: