Blog de Viajes Sagrados, contenido sobre lugares de poder, reflexiones y practicas energeticas

Folklore y Mitología de las Auroras Boreales

Los pueblos del Norte han generado un sinfín de leyendas acorde a las creencias particulares de cada región. Tal como indicábamos anteriormente, el simbolismo de las Auroras Boreales no ha sido el mismo para pueblos que convivían con ellas casi a diario, como en aquellos que apenas en algún momento en concreto llegaban visualizarlas.

En Europa del Sur es raro ver auroras, aunque en alguna ocasión han podido ser vistas. El color rojizo del cielo en una oscura noche no ha sido concebido como buen presagio. Así los residentes de Francia e Italia han creído que anunciaba la guerra y la muerte. En Escocia e Inglaterra se cuenta que los cielos brillaron de rojo pocas semanas antes de la revolución francesa.

Aunque en el Sur de Europa no es fácil ver este fenómeno, la palabra Aurora Boreal tiene origen del griego y significa “Aurora”- amanecer- y “Bóreas” – el frio viento del norte-. Aurora es la Diosa del amanecer (hermana del Sol, Helios, y de la luna, Selene) que corría por el cielo de la madrugada en su carro para avisar a sus hermanos sobre el nuevo día.

En China también es raro ver este evento, pero en la cultura de la observación constante tanto del movimiento visible como del invisible (contenido en el primero), llegaron a contemplar Auroras Boreales a las que asociaron con dragones. Una batalla entre dragones de fuego que simbolizaba la lucha entre el bien y el mal.

En los últimos años hay una creciente demanda de viajes a las tierras del norte por parte de japoneses jóvenes para contemplar la Aurora Boreal. Y es que en su cultura existe la creencia de que un niño concebido bajo la luz de las auroras será por siempre bendecido.

En Norteamérica cada tribu nativa poseía una concepción diferente de las mismas. Una de las leyendas más bellas fue transcrita por el explorador Ernes. HAwkes en su libro El labrador eskimo. La leyenda proviene de la tribu de los inuit.

En los extremos de la tierra y el mar se encuentra un inmenso abismo, sobre el cual, un camino estrecho y peligroso conduce a la regiones celestiales. El cielo es una gran cúpula de material duro y arqueado sobre la tierra. En él hay un agujero en el que los espíritus pasan al cielo verdadero. Solo los espíritus de aquellos que han muerto de forma voluntaria o violenta, y el Cuervo, han estado en este camino. Los espíritus que allí moran, encienden antorchas para guiar los pasos a los recién llegados. Esta es la luz de la Aurora. Se los puede ver allí, festejando y jugando al fútbol con un cráneo de morsa. El silbido del crujido que a veces acompaña a la aurora son las voces de estos espíritus tratando de comunicarse con la gente de la Tierra. Siempre deben ser respondidas en una voz susurrante. Los jóvenes bailan a la Aurora. Los espíritus celestiales se llaman selamiut, “habitantes del cielo”, pues son aquellos que moran en las alturas.

Los esquimales de Point Barrow, las consideraba malvadas y llevaban consigo cuchillos para mantenerlas alejadas.

En Groenlandia en el folklore esquimal afirma que la aurora produce sonidos y sus leyendas cuentan que estos sonidos son provocados por el paso de las almas sobre montoncitos de nieve helada.

Un mito en Algoquin narra que cuando el creador de la Tierra, Nanahbozho, terminó su tarea, viajo al norte, donde creo su morada. Allí hizo grandes fuegos, y las Auroras Boreales son los reflejos del mismo, recordando a sus hijos que piensa en ellos muchas veces.

Regresando a Europa nos acercamos a las leyendas del lugar al que nos encaminamos.

En los países nórdicos, una leyenda sugiere que las luces son las lanzas, las armaduras y los cascos de las Valquirias. Ellas son las encargadas de encender los fuegos del cielo, atrayendo al Valhalla a los soldados caídos en la batalla.

En Suecia, una aurora es presagio de buenas noticias. Las luces son las bendiciones de los Dioses desde un volcán en el Norte.

En Islandia, las luces son asociadas con el parto y pueden aliviar el dolor siempre y cuando la mujer no las mirara mientras daba a luz.

En Finlandia, un cuento popular narra cómo son producidas las maravillosas luces. En una primera versión las luces son producidas por la cola de un zorro que corre rápido sobre la nieve, su velocidad y la electricidad estática provoca el juego de luces en el cielo. Es por esto que las luces se conocen como “revontulet” o zorro de fuego. En otra versión el zorro al correr levanta la nieve con sus patas; el viento eleva la nieve al cielo formando las bellas Luces del Norte.

Los samis de la Laponia finlandesa explican que el origen de las auroras proviene del chorro del agua generado por las ballenas.

Susana Ortega

http://www.viajessagrados.com

Clasificado en:Auroras Boreales, Lugares Sagrados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Recomendamos

Siente Avalon

A %d blogueros les gusta esto: